Libertad, placer y deseo sexual en la vida de las personas

placer sexual

Cada persona es libre de elegir cómo y de qué manera desea vivir su sexualidad. La sexualidad es un aspecto integral de todo ser humano, por lo tanto, la forma en que cada uno vive y disfruta el placer y el deseo sexual va influir en los demás aspectos de su vida.

Del Sur Diario dialogó con Alexandra Amorós, psicóloga especialista en sexualidad, sobre el placer y el deseo sexual en la vida de las personas. “No hay una forma de dividir al ser humano, lo psicológico influye en lo biológico y lo biológico en lo psicológico. Si estoy en pareja la relación que yo tenga también influye en como veo mi sexualidad. Todo tiene que ver con todo”.

La especialista destacó que “el deseo es la predisposición a tener un encuentro sexual que puede ser con otra o otras personas. Esto va a desembocar en que cada persona tenga una forma distinta de vivir ese deseo sexual”.

No hay una frecuencia ni cantidad correcta de tener deseo sexual, no es que es mejor tener deseo sexual todos los días que no tenerlo. “El deseo depende un montón de lo que las personas encuentran como el estímulo adecuado, o sea que si a mi me gusta que mi pareja se disfrace esto va a ser un estímulo super erótico que me va a disponer al encuentro. Lo que predispone el encuentro es la misma estimulación. Un recuerdo, un libro erótico, un beso, todo eso me puede predisponer“.

Por otro lado, el placer sexual es una experiencia subjetiva, no hay dos personas que sientan igual, ni hay dos personas que tengan la misma forma de entender el placer. “Para llegar al placer yo necesito estar tranquila, estar conforme con lo que estoy haciendo, que me guste y sobre todo que no sea coercionado” explicó.

¿La sexualidad influye en las emociones?

La sexualidad influye en las emociones y las emociones influyen en la sexualidad. “Si una persona atraviesa una situación difícil como depresión o ansiedad, lo más probable es que el deseo sexual y las emociones se vean afectadas. Si es una persona que le gusta la vida que lleva va a sentir mayor satisfacción en su vida sexual”.

Amorós destacó que el deseo sexual es un barquito de papel en una tormenta del océano, es decir, es frágil. Por eso la persona tiene que apuntar a sentirse conforme con su experiencia erótica. “Si a una persona le gusta x cosa lo pueda disfrutar, decir y trabajar con la persona con la que tenga sus encuentros, sea una pareja estable o no, y desde ese lugar poder encontrar el disfrute encontrándome también con el deseo”.

Variación del deseo sexual

El deseo sexual varía a lo largo de la vida de las personas y de sus experiencias vitales. Es decir, las personas pueden tener una etapa de la vida con mucho deseo sexual. Pero también por situaciones de la vida como un proceso de duelo o una disconformidad con la pareja el deseo puede bajar. “Pueden haber cambios hormonales que hagan que esto cambie, pueden haber situaciones laborales de estrés que hagan que esto cambie” sostuvo Alexandra.

En relación con lo anterior, agregó “el deseo es muy susceptible, pero también cuando empezamos a ver todos nuestros hábitos podemos ayudarle un montón”.

Libertad sexual

Las personas deberían vivir con libertad su placer y deseo sexual, pero para eso es necesario que accedan a información de calidad y consulten a un profesional cuando sea necesario.

“La libertad no quiere decir que tengas que hacer cosas estrambóticas donde sean una especie de gimnasta olímpica que dobla todas las partes de su cuerpo. Muchas veces la libertad sexual simplemente va por el lado de poder elegir que prácticas hacer y cómo vivir plenamente esa práctica” explicó.

Por otro lado, también destacó “si a vos te gusta todas las veces lo mismo no es ni mejor ni peor que la que siempre hace algo diferente. La libertad la vamos a conseguir con información de calidad, científica y laica. En este sentido, la Educación Sexual Integral es la herramienta ideal porque desde aquí vamos a ir abarcando todas las partes que influyen en la sexualidad”.

Todos los cuerpo son diversos y cada persona tiene una cara distinta, la libertad sexual apunta a normalizar la diversidad no sólo en cuerpos sino también en las personas. “Las distintas formas de vivir en este mundo, todo esto nos va a ir acercando a la libertad y al placer”.

Amorós finalizó “las personas adultas muchas veces piensan que no necesitan de la ESI porque ya son grandes y saben utilizar un anticonceptivo pero necesitamos mucha educación sexual para sacarnos muchos mitos de la cabeza”.

Escuchá la nota completa

Leer más:

Embarazos no deseados: la importancia de una planificación familiar

alquiler

Estafaron a un joven sanjuanino con un alquiler

Coronavirus

Parte semanal: San Juan reportó 340 nuevos casos de coronavirus