Casi mueren aplastados, cuatro niños que dormían la siesta

Cuatro niños casi mueren aplastados por una pared que se cayó en Pocito. Los pequeños estaban durmiendo la siesta cuando la pared de la vivienda sedió y ellos, milagrosamente, salieron ilesos. La casa, sin embargo, quedó inhabitable y los Bomberos debieron derribar esa pared.

La casa está ubicada en la calle David Chavez, entre 12 y 13. En la misma vive Natalia Rosales con sus cuatro hijos, todos menores de edad. Como los escombros cayeron hacia afuera, los niños no sufrieron heridas.

Luego del llamado de los vecinos, bomberos Voluntarios de Pocito, personal del municipio y de la Policía Comunal se acercaron al domicilio de Rosales. Por recomendación de los bomberos, la pared fue derribada y se apuntaló el resto de la vivienda para evitar cualquier accidente en esa casa.

Investigan tres casos sospechosos de coronavirus en San Juan

La Federal dona la ropa secuestrada a Cáritas